Assassin’s Creed: Odyssey llega pisando fuerte. La saga estrella de Ubisoft llevaba años de capa caída, sumida en un pozo de monotonía que cansaba a sus seguidores. Aun a pesar de cimentarse sobre buenas ideas y mejores ambientaciones. El reciclado de mecánicas hizo que gran parte del público de la franquicia comenzara a perder el interés. Ideas cargadas de romanticismo y contenido épico e histórico no calaron como deberían haber calado, debido a que el esquema jugable no impresionaba lo suficiente al jugador, no le atraía.

En 2017, la desarrolladora francesa dio un salto de fe. Ubisoft se atrevió a renunciar por completo al espacio de comodidad y confort en el que estaba atrincherada. Así reinventó Assassin’s Creed por completo. Por primera vez en la saga crearon un mundo realmente abierto y libre, y aunque no crearon ningún sistema nuevo dentro del videojuego, enriquecieron y reinventaron el esquema de progresión de nuestro personaje, teniendo en cuenta lo que habíamos tenido en entregas previas.

El sistema de mecánicas jugables cambio por completo, dando un giro que se perfilaba con ligeros tintes RPG [o no tan ligeros] y mutaron por completo las mecánicas de combate, tan acusadas de estar sobreexplotadas. Con este cambio no subieron un escalón, sino que ascendieron varios pisos en un solo paso.Assassin´s Creed: Odyssey

Sin embargo, Ubisoft estaba aún por dar un espaldarazo más para pulir las ideas que nos presentaron en Origins. Ese refinamiento llegaría un año más tarde con Assassin’s Creed: Odyssey. Esta entrega, prácticamente desde que fue anunciada, se enfrentó a un terreno pantanoso que ya la acusaba de ser un refrito o una amalgama de reciclados. Por suerte, la aventura de la saga en la Grecia clásica ha resultado ser toda una evolución de su predecesor.

Una Grecia clásica viva y orgánica

Si Origins se atrevió a amplificar la extensión de la saga con un mundo abierto, Odyssey dio un paso más. Un paso más hacia la recreación de un mundo creíble. La aventura nos sitúa en un mundo que se siente realmente vivo y orgánico. Da la sensación de que cada rincón del mapa se encuentra en funcionamiento constante, ajeno a nuestras actuaciones como protagonista. La interacción entre animales, o de estos con humanos, nos hace percibir que cada npc tiene motivaciones ajenas a nosotros. Ver a una jauría de lobos cazando ciervos, o a un oso rugiendo frente a su cueva para espantar a unos soldados espartanos extraviados nos hace sentir parte de un organismo más grande y complejo de lo que estamos habituados a sentir en un videojuego, salvo raras excepciones. Es como si no hicieramos falta para que el mundo funcione.Assassin´s Creed: Odyssey

La extensión y morfología de su mapa, basada en la combinación casi equitativa de entornos terrestres y marinos, complementada con ese sistema orgánico en el que basa su funcionamiento, hace de AC: Odyssey un título perfecto para perdernos en la exploración. Nos invita a dejar nuestras tareas principales para más tarde y evadirnos con actividades de todo tipo. Personalmente puedo pasarme horas recorriendo el archipiélago griego, mientras descubro campamentos enemigos, cuevas o templos escondidos, o simplemente mientras cazo animales a lomos del caballo para conseguir materiales. De alguna manera logra transmitir una sensación similar a la que desprende The Legend of Zelda: Breath of the Wild. La sensación de la aventura más pura y libre. También recuerda al propio Wind Waker, con esa combinación de aventuras a pie, secretos por descubrir y navegación.

Nuestras acciones tendrán peso

También la aparición aleatoria de los mercenarios y cazarrecompensas, motivada por nuestros actos más notorios, ayuda a potenciar esta sensación. Si robamos o matamos tendremos que saber que esos actos tendrán una repercusión, y habrá quienes quieran pararnos los pies. Es cierto que no es, ni mucho menos, el primer juego en incluir un sistema de recompensa por nuestra cabeza. Ni siquiera es el sistema de este tipo más pulido o acertado. Sin embargo, la forma en la que se integra con el resto del mecanismo del mundo abierto es sencillamente precisa y acertada.

A veces puede sentirse realmente como un acoso o un agobio, un estorbo a la hora de realizar nuestras tareas, pero ¿no es eso lo que busca realmente? Si nuestros actos propician que ciertas personas quieran vernos muertos el agobio es lo más suave que sentiremos. Es por eso por lo que, tras ese enfado inicial al sentir que los cazarrecompensas no me dejan saquear una fortaleza, entiendo el acoso y derribo al que nos someten. Es totalmente lógico y necesario.Assassin´s Creed: OdysseyPor último, nuestras decisiones durante la aventura tendrán cierto peso en la evolución del mundo, al menos algunas de ellas. Ejemplo de esto es una de los primeros dilemas que se nos presentan, en la isla donde comienza la aventura. Aquí, se nos plantea un conflicto en una aldea, donde una enfermedad desconocida asola a la población y no hay forma de detenerla. Un monje está a punto de ejecutar a una familia enferma, para evitar la propagación, y nosotros tendremos que decidir si apoyar la decisión del monje o, por el contrario, salvar a la familia. Lo que decidamos tendrá un peso en la historia, a posteriori.

Una belleza no desbordante, pero sincera y cuidada

Desde el punto de vista de lo visual, Assassin’s Creed: Odyssey no es un portento gráfico. No tiene las mejores o más realistas texturas que hayamos visto en un videojuego. La fotografía de títulos como Horizon: Zero Dawn o Uncharted 4  es infinitamente más realista y detallista. Sin embargo, la extensión y profundidad del mapeado de AC: Odyssey justifica este “retroceso gráfico”. Los escenarios no son extensiones vacías, como ocurría en gran parte del mapa AC: Origins, sino que son archipiélagos repletos de vegetación, abruptos barrancos, riachuelos, animales salvajes, cuevas o templos.Assassin´s Creed: Odyssey

Si nos detenemos a mirar de cerca las texturas de estos espacios, es cierto que encontraremos tejidos y superficies poco detalladas y no demasiado realistas. Sin embargo, visto en su conjunto, en un plano general, nos encontramos una estampa viva, repleta de matices y colores. Además, el conjunto de brilos y efectos lumínicos serán el aderezo perfecto para nuestras vistas. Los rayos de sol sobre el mar o los destelos entre los árboles consiguen un efecto casi cinematográfico. Las puestas de sol en las costas griegas harán las delicias de los jugadores.

El mar de Grecia

Para mí, destacan sobremanera las texturas y las físicas del agua, del mar y los lagos. En este aspecto si lo considero uno de los mayores logros del videojuego. El brillo del mar, la textura de la espuma o el movimiento de las olas, ya sea en altamar o en las orillas de las playas es digno de admirar con detenimiento. Cuando navegamos a bordo de la Adrastea da gusto fijar la vista en el horizonte marino, bordeado por líneas de costa, acunados por un vaivén de las olas que se siente realista y natural.

También cabe mencionar la belleza de las estampas submarinas. Las ruinas de templos sumergidos, las estatuas abandonadas en el lecho oceánico o las muestras de fauna submarina, que deambulan con movimientos realistas , bañados por una de las iluminaciones subacuáticas más realistas que he visto.

Misticismo e intriga sin depender de los comodines de la saga

En cuanto a la historia no voy a contar mucho, por eso de los spoilers, pero si se pueden enumerar sus virtudes sin necesidad de desvelar nada importante. Como es habitual en la saga, la integración de historia y ficción es un elemento clave en la trama. La implementación de famosos y carismáticos personajes en el desarrollo de la aventura es un gancho de interés innegable. Algo que nadie mínimamente interesado por la historia de la humanidad pasará por alto. AC: Odyssey  se desmarca de sus predecesores y va un poco más allá en este aspecto. Es capaz de generar interés y de construir una historia intrigante sin necesidad de apoyarse en las bases argumentales habituales de la saga.Assassin´s Creed: Odyssey

En cuanto a las caras que protagonizan esta historia, AC: Odyssey se apoya en personajes principales bien matizados y cuidados. Se alimenta con giros de guion que, a pesar de no ser un referente del ingenio o la sorpresa, están bien comedidos y consiguen mantener nuestra atención en la historia. La implementación de flashbacks está calibrada para no ser excesiva y conseguir un efecto cinematográfico en el desarrollo del argumento.

No puedo escribir sobre este juego sin hacer referencia al Culto de Kosmos, un grupo que actúa como antagonista y del que no daré más información argumental. Me limitaré a hablar sobre su estética y la atmósfera que desprenden. Este grupo consigue un efecto carismático casi inmediato sobre el jugador, sin necesidad de aferrarse al pasado. Es un enemigo totalmente nuevo. Haciendo uso de su estética, de su aspecto de “sabiduría oscura” encarnado en máscaras siniestras y togas negras, y con unas premisas simples pero directas, el Culto de Kosmos despierta la intriga del jugador desde el momento en que aparece.Assassin´s Creed: OdysseyAssassin´s Creed: Odyssey

En la variedad está el gusto

Ubisoft no se olvidó de la carga bélica en esta entrega de la saga. Además de las ingentes raciones de aventura, misterio y exploración tendremos batallas para dar y tomar. Más allá de los combates individuales o de las pequeñas escaramuzas que nos podemos encontrar en los campamentos militares en tierra, podremos disfrutar de una carga bélica más potente. Llevaremos los conflictos bélicos a su máxima expresión en el campo de batalla, y seremos partícipes de ellos.

Inicialmente, cada región de Grecia estará dominada por Atenas o Esparta y nuestras acciones podrán decantar la balanza de poder. Podremos debilitar el gobierno de cualquiera de las dos polis. Para ello tendremos que asesinar capitanes, diezmar ejércitos y robar o quemar suministros. Una vez debilitado el mandato podremos iniciar una autentica batalla campal para determinar cuál de las polis se hace con el dominio del territorio. Influir de manera tan directa en la composición del mundo refuerza la sensación de organismo vivo del mapeado.Assassin´s Creed: Odyssey

Además, las batallas navales que se afianzaron en Assassin’s Creed IV: Black Flag llevan este tono belicista al mar mediterráneo. Podremos recorrer el mar cazando barcos piratas, o navíos de guerra atenienses y espartanos, o hasta saquear a los marinos mercantes, si somos malas personas. A pesar de llenar al juego de tono dramático y belicista, Ubisoft no se olvidó de quitar hierro al asunto. La aventura está cargada de momentos de comedia y humor que rompen la tensión del conflicto, y hacen de contraste perfecto para sentir con más intensidad cada batalla o cada revelación.Assassin´s Creed: Odyssey

Ubisoft lo ha hecho bien

En definitiva, aunque con sus fallos, nos encontramos ante un gran título. Sin duda alguna, se merece un puesto entre los mejores de la saga. Podemos decir que Assassin’s Creed ha vuelto a nacer y ha traído grandes y enriquecedores añadidos. Solo echamos en falta algo similar al Discovery Tour que vimos en Origins. Odyssey gustará a los seguidores de la saga, y también a aquellos amantes de los juegos de aventura en general.

A veces incluimos enlaces a tiendas en línea. Si hace clic en uno de los enlaces y realiza una compra, podemos recibir una pequeña comisión. Esto nos ayuda a poder seguir adelante con la web.

Compra tus videojuegos favoritos

Encuentra las ofertas de Media Markt

Media Markt

Made in 1992 y pegado al mando de una consola desde del 97. Aspirante a alcalde de Raccoon City, a cazador de Yharnam y a periodista de videojuegos. Si me quieres encontrar busca la consola más cercana.

3 comentarios

  1. Otro Ass Creed....meeeeh.
    A ver cuántas entregas anuales dura el juevo sistema de juego antes de que también aburra.

  2. Y en serio te atreves a decir que estos nuevos ass creed tienen un verdadero mundo abierto cuando en realidad si tratas de ir a una zona un poco lejana te topas con que cualquier enemigo por encima de tu nivel se vuele una pared infranqueable? Para mundo abierto el Breath of the Wild, no estas mierdas de Ubi

    • Gracias por el comentario. Sí, me atrevo a decirlo porque para mi es así, como bien dice arriba es un artículo de opinión, no un análisis ni nada similar. Entiendo que puedas no estar de acuerdo. Y las comparaciones son odiosas, claro que el mundo de Breath of the Wild es mucho más orgánico, pero eso no quita que se puedan señalar las cosas buenas que hace un juego.

      Un saudo.

Deja tu mensaje

Tu email no será publicado nunca. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.