Ah, los noventa. Parece que fue ayer cuando esto de ponernos al día en el mundo del videojuego con sólo un par de clics no era más que ciencia ficción. Aquel momento en el que, con suerte, podías hacerte con una revista de vez en cuando —especialmente si el presupuesto no te daba para más de una revista cada tantos meses— y, de forma aún más infrecuente podías hacerte con un molón VHS con vídeos de lo que estaba por venir. Y aunque no pocos pasaron por mis manos, siempre había alguna frase que perduraría en mi mente.

Algunas, hasta el día de hoy. Una de ellas venía directamente de SEGA y precedía un aluvión de novedades: “si tienes una Mega Drive, estás de suerte”. Si bien la premisa no era desacertada, está claro que no ha pasado tan bien la prueba del tiempo como el equipo de mercadotecnia esperaría. Eso sí, por los motivos incorrectos. Está claro que el equipo de Tom Kalinske hizo bien su trabajo para ser el David que se enfrentaría con éxito al Goliath que representaba la Nintendo de los años noventa.

No, no quiero decir que Mega Drive fuera una consola deficiente o que tuviera las de perder en la guerra de consolas. Es obvio, si estoy escribiendo estas líneas, que la Mega Drive forma parte del imaginario popular de forma clara.

De hecho, demasiado. No hay más que revisar las últimas noticias para averiguar que pronto contaremos con una Mega Drive Mini, una SEGA Mega Drive Collection y los títulos SEGA AGES para Nintendo Switch, por no echar atrás la vista a los SEGA 3D Classics de 3DS o SEGA Forever para dispositivos inteligentes.

¿Y qué tienen en común todas estas iniciativas? Exacto, su sobredependencia en la consola de 16 bits de la compañía —generalmente sin excepciones y, cuando las hay, son prácticamente anecdóticas— que no dejan de exprimir port a port, recopilatorio a recopilatorio y reedición por reedición un catálogo que dejó de crecer hace ya más de veinte años.

La verdad es que, en cierto modo, no les culpo: son juegos magníficos y, en su mayoría, atemporales. Pero tras casi dos décadas de SEGA como third party y otros tantos años de pequeños proyectos de reedición para sus consolas posteriores como Sonic Jam, todo esto ya empieza a oler a cerrado. Me resulta inconcebible que, con más de media docena de consolas, decena de placas de recreativa, títulos de sexta y séptima generación e incluso algún que otro invento esperpéntico, la revisión de la cantera pase siempre por Comix Zone, Streets of Rage y Revenge of Shinobi.

Siempre los mismos títulos, siempre las mismas versiones. Que nadie mencione la palabra “secuela” bajo el techo de SEGA —Sonic Mania es la excepción, pero la mascota de la compañía siempre ha tenido trato diferencial— si hablamos de su época de oro. Y esa protección por la era del Génesis trasciende a más que la inmutabilidad interna. Porque, claro está, si tienes la opción de vender y revender tu juego clásico ad eternum, algo como Streets of Rage Remake, el proyecto que pretendía aunar las tres entregas de la franquicia y aportar contenido original de forma gratuita, es tu competencia directa. Competencia de la nueva sartenada de refritos del maravilloso beat’em’up, no de un nuevo título, claro está. Así que, como el perro del hortelano, ni comen ni dejan comer.

Aun así, el estasis noventero de estas marcas no es el único ni el mayor de los problemas. Como ya adelantaba, que la cantera se resuma en una única generación y sus grandes éxitos minimiza el recorrido de la compañía en la Historia del Videojuego. Decenas —o centenas— de títulos han caído en el olvido y nadie los señala en pro de otra versión más de Altered Beast. ¿Para cuándo un regreso a la Saturn y sus joyas olvidadas o las adaptaciones de arcade que las inspiraron? ¿Para cuándo esa remasterización de Jet Set Radio Future que acompañaría a las mil maravillas a la de Dreamcast que tanto costó lanzar al mercado? ¿O la primera parte de Space Channel 5 para que tener la segunda —que llegó a PC, PlayStation 3 y Xbox 360 en una de las más sonadas excepciones de esta política junto a un pequeño puñado de juegos más— tenga algo más de sentido? ¿Por qué no una recopilación centrada en Master System, que tanto caló en nuestro país en su época? ¿Por qué no una secuela de Rhythm Thief? ¿Por qué no..? Si citara todos los ejemplos que se me ocurren llenaría páginas para llegar a la misma conclusión: hay mucho que podrían hacer en lugar de dejarnos jugar otra vez más a Ristar.

Desgraciadamente, es una tendencia que no parece tener fin desde dentro de la compañía, pero los amantes de la industria siempre estarán para el rescate. No hay más que ver el cariño con el que SUMO Digital —confesos fans de la compañía del erizo—  nos trajo Sonic & All-Star Racing Transformed en una emotiva celebración de la historia de SEGA que culminaba en “The Race of AGES”, un precioso homenaje a la imagen del futuro de la compañía en el que, si lo hacíamos lo suficientemente bien, podíamos ver cómo Segata Sanshiro seguía cabalgando el misil del famoso anuncio publicitario. Con tanto cariño por parte del público, es especialmente doloroso ver como decenas de franquicias olvidadas por el tiempo y la reticencia a reeditar clásicos de más de 16 bits nos hacen olvidar, poco a poco, a un enorme elenco de personajes que, de ser lo suficientemente cuidados, podrían competir mano a mano con las mascotas de Nintendo en carisma y reconocimiento.

Así que no puedo estar de acuerdo con esa cinta granulada de VHS. Hoy por hoy, si tienes una Mega Drive, no estás de suerte. Tienes lo mismo que todos los demás. En cambio, si conservas tu Dreamcast podrás jugar a Skies of Arcadia o si guardas tu Game Gear podrás disfrutar de la otra versión de Sonic the Hedgehog. Y quizá es ahí donde deberían poner su mira.

 

Artículo por: Javier Escámez
Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.

A veces incluimos enlaces a tiendas en línea. Si hace clic en uno de los enlaces y realiza una compra, podemos recibir una pequeña comisión. Esto nos ayuda a poder seguir adelante con la web.

Compra tus videojuegos favoritos

Encuentra las ofertas de Media Markt

Media Markt

Si quieres colaborar con Voltio, mándanos un e-mail a colaboraciones@voltio.com y cuéntanos un poco sobre ti.

Deja tu mensaje

Tu email no será publicado nunca. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.