Desde que Bioware viera la luz en 1995, los éxitos han llegado sin prisa, pero también sin pausa. Las cifras avalan su don innato para desarrollar sagas de un renombre difícil de igualar: Dragon Age, Baldur’s Gate o Mass Effect son algunos de los pilares de la empresa. Sin embargo, Bioware no está dando con la nota en estos últimos años y, sin pelos en la lengua, podemos decir que se encuentra en la cuerda floja.

No es la primera vez que la compañía se encuentra en una situación alarmante. Hace unos días, algunos trabajadores de Bioware como Karin Weekes, editora líder, o Patrick Weekes, escritor de Dragon Age, declararon que el estudio podría haber cerrado si Electronic Arts no lo hubiera comprado en 2007. Ese año nacería nuestro comandante Shepard. Al parecer, la situación era tan crítica que solo quedaban dos opciones: o ser comprados o desaparecer.

VIAJAR AL ESPACIO NO SIEMPRE SALE BIEN

De esta forma, Bioware sobrevivió y se convirtió en una de las desarrolladoras de más prestigio en el mundo de los videojuegos. Sin embargo, desde que Mass Effect: Andromeda fuese anunciado en el E3 2015, los problemas comenzaron a acumularse. Tanto Electronic Arts como Bioware tenían claro que lanzar un nuevo Mass Effect, alejado de la trilogía original y sin Shepard como protagonista, era una tarea arriesgada. Y así fue, Andromeda salió a la venta con gran cantidad de defectos y con unas críticas de todo menos positivas, ¿cuál fue el problema realmente?

El problema principal es un desastroso desarrollo. El cuarto título de la saga estuvo en desarrollo durante cinco años, caracterizados por cambios de director, cambios en el planteamiento, un escaso personal en el departamento de animación y un largo etcétera. Todos estos problemas provocaron que el título comenzase a producirse en los últimos 18 meses de desarrollo, con poco tiempo y con trabajadores obligados a hacer horas extra para llegar a la fecha establecida.

Su salida al mercado no fue mejor: gran cantidad de bugs, animaciones poco trabajadas y unos rostros que daban para muchos memes. Sin embargo, Bioware se ocupó (aunque tarde) de ir puliendo los inconvenientes a través de varios parches post-lanzamiento. Así, Andromeda consiguió recomponerse y recuperar parte de su prestigio. No obstante, el título ya había recibido demasiadas mofas y juicios desmesuradamente destructivos a través de las redes sociales y ciertos medios.

ANTHEM, ¿EL HIMNO DEL FRACASO?

Mientras que el “equipo suplente” se ocupaba del desarrollo de Andromeda, la gran apuesta de Bioware era Anthem. Sin embargo, los problemas fueron semejantes. Hace unos días, Kotaku publicó un extenso reportaje en el que Jason Schreier entrevistaba a 19 personas que trabajaron en Anthem. Un desarrollo duro y colmado de malas decisiones, infinidad de bugs, horas extra, crunch…, ¿os suena? Correcto, Bioware no supo sobreponerse a los inconvenientes que lapidaron a Andromeda.

Aunque, contra todo pronóstico, no todo en esta vida son malas noticias. Anthem se sitúa en la tercera posición en cuanto a juegos de mayor recaudación en consolas de este año. Además, fue el juego más vendido en Estados Unidos durante el mes de febrero y sus ingresos digitales superan los 100 millones de dólares.

MIRADA AL FUTURO

En ocasiones, contemplar al futuro asusta. A veces, no estamos preparados para lo que está por venir. Está claro que la reputación de Bioware está más por los suelos que nunca y la desconfianza de los fans ha crecido en abundancia durante los últimos años. No obstante, si algo ha demostrado el estudio canadiense es que sabe encajar los golpes y levantarse de las caídas. Dragon Age II fue un verdadero desastre -sobre todo si lo comparamos con Origins-, pero tan solo tres años fueron suficientes para recomponerse y lanzar uno de los mejores RPG de la historia, Dragon Age: Inquisition.

El teaser de Dragon Age 4, presentado durante The Game Awards, ofrece un atisbo de esperanza. Parece que Bioware no se rinde tras los malos resultados y está dispuesto a jugarse el pellejo una vez más. Su equipo de desarrollo, formado por veteranos de la propia saga, Baldur’s Gate y Jade Empire sitúan las expectativas a unos niveles de vértigo.

De los errores se aprende, o eso dicen, y esperemos que Bioware sepa aprovechar su última oportunidad.

A veces incluimos enlaces a tiendas en línea. Si hace clic en uno de los enlaces y realiza una compra, podemos recibir una pequeña comisión. Esto nos ayuda a poder seguir adelante con la web.


Estudiante de periodismo y un intento de periodista de videojuegos. Cuando no estoy pegado a una consola estoy..., nah pegado a una consola. Dame un mando y Mass Effect si quieres hacerme feliz

Deja tu mensaje

Tu email no será publicado nunca. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.