Loading...

Antes de nada, ¿de dónde sacan tantos cascos y monos de moto-cross los salteadores de Far Cry New Dawn? Tenía que preguntarlo, porque parece que lo único que quedó en el condado de Hope tras La Caída. Bueno, después de esta estupidez os dejo el análisis de Far Cry New Dawn en los párrafos siguientes.

La belleza y la violencia

Para empezar, Far Cry New Dawn es un juego definido, sobre todo lo demás, por sus contrastes, a varios niveles. Tanto visuales y ambientales como jugables. El nuevo y redefinido condado de Hope es un choque constante entre sus idílicos y frondosos paisajes, y la violencia con la que funcionan las jerarquías y órdenes sociales que se han impuesto. Pero ese no es el único choque que encontramos en el nuevo título de Ubisoft. El jugador también tendrá sensaciones de cambio radical, más allá de lo que experimenta, por decirlo así, el protagonista del juego, sobre todo si ha jugado antes a Far Cry 5.

El viejo condado de Hope está muy lejos, y a la vez delante de nuestras narices. Hay cientos de cosas que nos transportarán al condado acosado por la secta de Joseph Seed; antiguos personajes, edificios y localizaciones que revisitamos, símbolos edenistas o referencias a los santitos. Sin embargo, la atmósfera que reina en Hope es totalmente distinta, más frenética y violenta. En Far Cry 5 el peligro era, de alguna manera, más sosegado y calmado, era una amenaza más paciente. En esta nueva entrega todo es convulso y violento desde el minuto uno. Precisamente, la brevedad y rapidez son las que hacen que New Dawn juegue con ventaja sobre su hermano mayor.

En cuanto a los paisajes, como comentaba antes, New Dawn nos ofrece una estampa aún más preciosista y paradisiaca que Far Cry 5. El mundo está lleno de colores radiantes, vegetación frondosa, cielos límpidos y de una fauna de lo más variopinta. Con especímenes que recuerdan a la película Extinción, de Netflix. La disonancia se produce en cuanto experimentamos los primeros conflictos bélicos o escaramuzas, y nos damos cuenta de que ese mundo pintoresco está regido por la violencia y el caos más absolutos. Además, los eventos del juego se suceden en una montaña rusa constante, que alterna el caos y el desastre con la belleza y la tranquilidad. Cuando escapamos del tren accidentado, nada más empezar, nos encontramos con una arrollo idílico rodeado de cervatillos y flores, que preceden a otro conflicto violento. Así se sucede la mayor parte de Far Cry New Dawn.

PRESS TO RESTART

Antes decía que la brevedad y la violencia de este título juegan a su favor. Le devuelven esa locura tan despreocupada de la que la saga hace gala desde Far Cry 3. Una locura que en Far Cry 5 se había quedado en segundo plano, en favor de una profundización algo más centrada en el mensaje que en la forma de contarlo. Ese cambio agradó algunos, y a otros…no tanto. Pues en esta entrega, Far Cry vuelve a esa locura genuina. En un título que es, prácticamente un spin-off, Ubisoft podría ser capaz de captar a más jugadores de lo que logró su predecesor.

Por otro lado, desde mi punto de vista, hay otro elemento que hace posible esta vuelta a la locura y el caos: el reseteo del mundo. Los eventos que suceden al final de Far Cry 5 catapultan al condado de Hope hacia un retroceso en el tiempo. La tecnología se va al garete en muchos aspectos, y esto desemboca en un conflicto mucho más visceral y primitivo. Básicamente nos dedicamos a librar una guerra de guerrillas en la que cada combate se siente decisivo, Nuestros actos parecen importantes para el objetivo que queremos lograr. Además, la espontaneidad de los sucesos que nos encontramos, como habitantes pidiendo ayuda, camiones de prisioneros o patrullas enemigas que van de aquí para allá atendiendo sus asuntos, hacen que realmente sintamos que estamos haciendo algo por cambiar las cosas.

Huele un poco a Ubisoft

No obstante, como es habitual con los juegos de Ubisoft, peca de repetición y sobreexplotación. A algunos enfermos obsesos como yo eso no les supone un problema, me encanta pasarme horas conquistando bases y acumulando objetos. Sin embargo, es comprensible que esto se vea como defecto del juego, la monotonía y la repetición. Además, la mecánica de repetir los campamentos enemigos con varios niveles de dificultad puede que sea casi que meter el dedo en la llaga por parte de Ubisoft. Es recalentar el mismo plato una y otra vez, y hay gente que empieza a tener indigestión.

La segunda fase del Universo Ubisoft

Parece ser ya marca de la casa Ubisoft eso de añadir elementos RPG en sus sagas más veteranas para dar un giro a la jugabilidad. En esencia, este Far Cry hereda las mecánicas de su predecesor, manteniendo prácticamente toda la estructura. Sin embargo, añade algunos elementos típicos de los RPG, como ya hizo Assassin´s Creed: Origins. Los contadores numéricos de daño provocado, así como la distinción de objetos y enemigos por rangos cromáticos, dan un nuevo toque al juego. La progresión se siente un pelín más orgánica y efectiva. Por otro lado, a nuestra habitual lista de talentos, podemos añadir unos “sobrenaturales”, que obtendremos de cierta manera que no quiero revelar. Se trata de una serie de habilidades sobrehumanas que se activan a cambio de un coste de recurso, como si consumiéramos el maná o los puntos de habilidad típicos de un RPG.

Por otro lado, se implementa un nuevo tipo de misión: las incursiones. Se trata de objetivos que nos llevan a mapas cerrados, ubicados fuera del condado de Hope, y repartidos por todo Estados Unidos. En estas breves misiones tendremos que completar un objetivo muy sencillo: encontrar un objeto y llevarlo de vuelta al helicóptero que nos transporta. Mientras tanto, sufriremos el acoso de salteadores cada vez más numerosos. Lo malo es que, como con los puestos a conquistar, Ubisoft vuelve a pecar de refrito. En lugar de apostar por objetivos más variados, tendremos el mismo repetido tres veces en cada incursión, cada vez con más dificultad.

Cazando y recolectando

El armamento también será consecuente con el ambiente de Hope. Tendremos que fabricarnos nuestro propio arsenal, con los materiales que encontraremos por el mundo. Además, su aspecto será el propio de un arma fabricada con restos de otras más antiguas, y con los materiales varios de los que disponen los habitantes de Hope. Asimismo, los vehículos se obtendrán de la misma forma. Sin embargo, la mecánica de los materiales y el crafteo puede flojear hacia la mitad del juego. Los materiales abundan demasiado si somos de los que exploramos las ubicaciones secundarias. Se acaba perdiendo la necesidad de recolectarlos y no provoca ninguna satisfacción encontrarlos.

También podremos cazar para conseguir pieles y carne. Estos recursos nos servirán como moneda de cambio. El sistema de comercio de Far Cry New Dawn funciona por trueque. No hay una divisa como tal, sino que cambiaremos materiales por armas y munición. A su vez, los recursos obtenidos de animales servirán para canjearlos por materiales. Por último nos encontraremos con animales legendarios, que nos darán recursos únicos para craftear armas legendarias.

El enemigo de mi enemigo…

No sé como lo ha hecho Far Cry New Dawn, pero es capaz de hacer que te replantees tu visión del villano de Far Cry 5. Aunque no simpatices con él te ves inducido a empatizar con él. Casi entendemos su visión del conflicto, y su papel en el mismo. (En este nuevo conflicto, obviamente, en el de Far Cry 5 no tenía perdón posible). Joseph Seed muestra un arco de madurez y evolución muy interesante, respecto a lo que vimos en la entrega anterior. También gana más peso en la trama que las villanas principales del juego, las gemelas Mickey y Lou. Siendo justos, habría que decir que estas hermanas son el villano más flojo de la saga, junto al hombre primitivo de Primal. Por lo tanto no es difícil que El Padre se ganara un sitio más popular en este título.

Seed juega el papel del “mal menor” en New Dawn. En comparación con nuestro enemigo más inmediato, podemos llegar a sentir pena por los santitos, por los pocos que quedan. A ratos nos olvidamos del daño que nos hicieron en Far Cry 5, y empatizamos con ellos. El final de la aventura es todo un clímax, lleno de revelaciones y momentos emocionantes. Eso sí, es casi obligatorio haber completado la aventura anterior para que esta historia nos llegue.

Conclusión

Far Cry New Dawn es una vuelta radical a la acción desenfrenada, al caos que caracteriza esta saga. Se siente mucho más fresco y eficaz que su predecesor, y la historia es breve y bien condensada. Sin embargo, peca de lo mismo que otros tantos juegos de la compañía; la repetición y la monotonía. Si te gusta pasarte horas explorando y meterte en tiroteos por puro placer, Far Cry New Dawn te gustará. Sin embargo, si buscas una trama profunda, a no se quieras ver el colofón de Far Cry 5, te llevarás una decepción. En definitiva, un buen shooter de mundo abierto, con buen ritmo y divertido, aunque algo monótono a la larga.

 

A veces incluimos enlaces a tiendas en línea. Si hace clic en uno de los enlaces y realiza una compra, podemos recibir una pequeña comisión. Esto nos ayuda a poder seguir adelante con la web.


Made in 1992 y pegado al mando de una consola desde del 97. Aspirante a alcalde de Raccoon City, a cazador de Yharnam y a periodista de videojuegos. Si me quieres encontrar busca la consola más cercana.