Hace un tiempo escribí en esta misma web un artículo llamado El poder de los videojuegos. En él comentaba que, como medio, el ocio electrónico aún es un sector joven, con mucho camino por recorrer. Pero a la vez, ya lleva tiempo dando muestras de que puede ser un elemento transformador de la sociedad. No hablo solamente de que muchos de sus iconos formen ya parte de la cultura popular. O de que se estudien los mecanismos de la gamificación para tratar de aumentar el rendimiento empresarial. No. Me refiero a juegos que tienen un componente de conciencia social.

Hablo de la capacidad de compartir experiencias, de educar. De intentar aportar algo, aunque sea un poquito, para mejorar el mundo. De ponerse en la piel de los demás, en situaciones que normalmente nos serían ajenas. La empatía, comprender las motivaciones y sentimientos de otras personas, es la base de la compasión y el entendimiento mutuo.

Los videojuegos, como el cine o la literatura, tienen sus propias palancas para sumergirnos en lo que nos quieren contar. Y se puede aprovechar la experiencia lúdica para reforzar valores positivos, enseñar otras perspectivas, o concienciar sobre temas importantes.

En ese sentido, y como ejemplo de ello, hoy os traigo cuatro breves reseñas. Cuatro juegos para móvil, todos gratuitos. Y cada uno, a su manera, intenta ofrecernos algo que va más allá del mero entretenimiento.

Sea Hero Quest

El barco de Voltio, con un rayo en la bandera y un corazón

¡Mirad que barco más chulo!

Tras toda una vida surcando los mares, descubriendo lugares y criaturas increíbles, nuestro padre está perdiendo la memoria. Su cabeza de viejo navegante ya no es lo que era. Apenas recuerda dónde dejó las páginas de su diario, que han acabado dispersas por todo el océano. Así que nos toca subirnos al barquito familiar, y emprender un viaje rumbo al horizonte para recuperar sus añorados recuerdos.

Estas son las premisas de este título, disponible en iOS y Android. También tiene una versión especial en realidad virtual para Oculus. Desarrollado por el estudio Glitchers en colaboración con Deutsche Telekom y varias instituciones científicas (Alzheimer’s Research, University of East Anglia y University College of London), al jugar estaremos contribuyendo con datos de nuestras reacciones a la investigación contra la demencia.

Un mapa medio borrado

Los mapas se vuelven cada vez más complicados.

La mayoría de las fases consisten en recorrer un camino tocando varias boyas numeradas en orden. Tenemos un mapa, pero sólo lo podemos ver antes de empezar el recorrido y habrá que memorizarlo. Es sencillo al principio, pero los trazados se vuelven más laberínticos paulatinamente. Y no tardan en añadirse otras dificultades: mapas medio borrados o niebla durante el viaje. O simplemente boyas desordenadas: si encuentras primero la 2, no vale. Tendrás que buscar la 1 y luego volver atrás a por la 2.

Todo esto ayuda a los científicos, pues la pérdida de orientación espacial es uno de los primeros síntomas de demencia. Mediante nuestras respuestas a las pruebas, obtienen datos sobre cómo funcionan distintos cerebros, de diferentes géneros y rangos de edad. Y pueden contrastarlos con los de pacientes de alzheimer. Les sirve para establecer cuándo empiezan a aparecer síntomas, diferentes patrones entre alguien con la enfermedad y alguien sano, etcétera. Al parecer, cada minuto de juego equivale a varias horas de test en laboratorio. De modo que Sea Hero Quest ya se ha convertido en el mayor estudio contra la demencia de la historia. Una manera fácil y entretenida de mejorar la sociedad.

Un monstruo marino azul

Hay que esperar el momento óptimo para sacarles buenas fotos a las criaturas.

Hay que decir que, aparte de la valiosa contribución social, se trata de un juego interesante. El estilo está cuidado, tiene buenos gráficos y buena música. Además de los laberintos, también hay otros niveles diferentes, como los de disparar bengalas. Partes de un punto, haces un recorrido, y luego tienes que saber en qué dirección quedó el punto de origen. También tendremos minijuegos para conseguir fotografías de monstruos marinos. Tras perseguir a la criatura esquivando obstáculos, si pulsamos el disparador en el momento óptimo sacaremos la foto perfecta.

Completar las fases con acierto se recompensará con estrellas, que nos permiten cambiar la decoración de nuestro barco.  Es un simpático incentivo que nos anima a continuar jugando e incluso a repetir los mapas. En conjunto, todo funciona muy bien, es divertido y agradable jugar. Además, en esta aplicación no encontraremos publicidad ni micropagos.

Solbot: Energy Rush

 

El robot Solbot volando por el espacioEn este juego, desarrollado por Freakout Games y disponible para descargar en Android e iOS, manejaremos a Solbot. Este intrépido robot recorre el espacio recolectando orbes solares, que permitirán que la Tierra disponga de energía limpia y sostenible. Sin embargo, hay que ir con cuidado. Si tocamos las esferas que no sean del color de Solbot, este se sobrecargará y explotará. Tras cada nivel, nuestro personaje se teñirá de un color distinto. Durante la aventura, la pantalla estará dividida en cinco carriles invisibles. Tendremos simplemente que ir cambiando de carril para evitar, o recoger, las bolas de colores que van cayendo. Además, en ocasiones nos encontraremos misiones especiales, donde deberemos esquivar rayos láser durante un tiempo determinado.

Solbot con un escudo protector

Objetos como el escudo nos ayudarán a avanzar.

Para aderezar el viaje, también encontraremos algunos objetos especiales: bonus por tiempo limitado. Contamos con escudos, un imán de orbes, un ítem para que toda la energía se vuelva de nuestro color, etcétera. De vez en cuando, nuestro comandante nos dedicará unas palabras de ánimo a medida que vamos superando fases. El juego consta de 50 niveles, aunque tras completarlos un mensaje indica que en el futuro podrían añadirse más. Los gráficos son sencillos: hay un par de decorados de estrellas y planetas que varían durante las misiones. Respecto a la música, se repite la misma canción en bucle.

El valor social de Solbot: Energy Rush es que te ofrece consejos relacionados con el ahorro de energía, y cada cierto tiempo te recompensa con llaves (que funcionan como vidas extra) por leerlos. Detrás de esto hay una clara intención de educar al jugador y darle información interesante sobre el tema. Además, los datos vienen avalados por varias organizaciones: Union of Concerned Scientists, energy4me y Conserve Energy Future. Si te quedas corto de llaves puedes ver voluntariamente anuncios para obtener algunas más. También veremos un pequeño banner en la parte inferior de los menús y durante el juego. No hay micropagos, aunque sí tenemos un enlace para comprar artículos (tazas, camisetas, sudaderas) de este robot cósmico.

Liyla y las sombras de la guerra

Gaza, Palestina. Julio de 2014. La pequeña Liyla y su familia, indefensos, intentan huir de la guerra que se cierne sobre ellos. Con las bombas y los tiroteos pisándoles los talones, tendrán que tomar decisiones rápido para poder ponerse a salvo.

Inicio del juego, donde vemos la sombra de la niña

Esta vez tenemos entre manos una experiencia muy especial. Breve, pues puede durar unos 20 o 30 minutos, pero tan intensa que se resiste a ser olvidada y desaparecer.

Vamos a tener que manejar a diversos personajes en un entorno 2D mediante botones que ejecutan acciones sencillas. Las principales son desplazarse a la derecha o a la izquierda y saltar, pero algunas son contextuales. Es decir, que dependen de estar cerca de un elemento concreto para realizar un movimiento específico. Los botones están situados en lugares adecuados y el control resulta cómodo.

Una de las pantallas, donde se nos da la opción de escondernos o seguir huyendo

El juego nos obligará a tomar rápido decisiones de vida o muerte.

El referente más aproximado que me viene a la mente para describir este juego es Limbo. No es descabellado compararlos, pues salvando que obviamente Limbo está más pulido, son bastante similares. Ambos comparten un estilo gráfico en escala de grises que, aunque pueda parecer básico, posee una gran expresividad. Y también tienen otros factores en común: en los dos, a veces tendremos que resolver puzzles para avanzar; otras veces necesitaremos huir y deberemos sortear como podamos los obstáculos que surjan. En la historia de Liyla no hay arañas gigantes, pero lo que le espera si falla ciertamente no es mejor.

El padre está en el suelo, herido, y la niña grita "¡papá!"

El peligro es constante, cualquier mal paso puede ser fatal.

Aunque en un principio la animación, especialmente la del salto, resulta algo tosca, luego es fácil adaptarse a ella. Es un juego tenso, crudo, que a veces no te dejará respirar o te pillará desprevenido, y entonces te machacará. Está bastante logrado a nivel de audio, tanto en música como en el uso efectos de sonido. Personalmente, recomiendo hacer caso del consejo inicial: jugarlo a oscuras y con auriculares.

Con todo lo que os he dicho, creo que ya está clara la función social de este título. No sólo es un juego, es una denuncia basada en hechos reales sobre los horrores de la guerra. Y una petición de que se les muestre respeto y humanidad a quienes necesiten auxilio. No hay nada de micropagos, nada de publicidad. Podéis sumergiros en esta sombría pero importante historia, desarrollada por @RasheedAbueideh, en iOS o Android.

AlphaBeatCancer

Por desgracia, el cáncer es hoy en día uno de los grandes males a los que nos enfrentamos. Aunque se sigue investigando para mejorar la prevención y aumentar las posibilidades de curación, sigue siendo una enfermedad bastante extendida. Por el alto riesgo de mortandad que conlleva, es además un tema sensible. No hablamos mucho del cáncer, por lo general, salvo que nos toque de cerca. Esto favorece que podamos tener en mente ideas preconcebidas erróneas, o surjan datos falsos y confusiones. Y que sea difícil, por ejemplo, explicarles a los niños qué es y como se trata.

Un osito muy lindo saludando

¡El osito Voltio os saluda!

Para esto surge AlphaBeatCancer. Esta aplicación nos llega de manos de Mukutu, patrocinada por Beaba y con la colaboración del Gobierno Federal de Brasil. Como en todos los ejemplos anteriores, la tenéis en Android e iOS. No contiene anuncios ni compras online, se enfoca por completo en su labor social.

Se trata de un programa pensado 100% para los peques de la casa. Aquí no veremos el aspecto de un serious game, como puede ser That Dragon, Cancer, que aborda la misma temática con otro punto de vista. Al contrario: los gráficos son dulces y coloridos, la música alegre. El manejo está pensado para ser muy sencillo e intuitivo.

Se ven células buenas como angelitos y células malas como pequeños demonios

Esta prueba de chafar las células malas le va a gustar a cualquier niño.

Todo empieza cuando nuestro personaje, un simpático osito al que podemos personalizar, acude al médico. Allí le detectan los primeros síntomas e ingresa en el hospital. Tendrá que ir completando diferentes minijuegos que simulan el proceso de tratamiento de esta dolencia.

Además de ser divertido, resulta bastante instructivo. Los niños descubrirán de un modo simple cosas como la radioterapia, una biopsia o el sistema inmunológico. Hasta los mayores podremos aprender un par de cosas, pues tras las pruebas iremos desbloqueando varias tarjetas. Cada una se centra en definir un término médico, y hasta los más avanzados se explican de manera amena. Si se nos olvida alguno, siempre podemos revisarlos, pues se van almacenando en un gran glosario. Todo está enfocado además en un tono muy positivo.

Se ven varias tarjetas que explican términos como "inmunodeprimido"

Las tarjetas nos dan mucha información, pero explicada de forma simple.

El recorrido no es largo, puede durar una hora, algo más si repites juegos o quieres leer todas las tarjetas. Es una verdadera pena que AlphaBeatCancer no tenga traducción a otros idiomas: sólo se puede jugar en portugués brasileño. Aún así, en general me ha parecido sencillo comprender la información que se nos va dando. Y en realidad la aplicación es tan amigable que niños que no sepan leer podrían jugar igualmente.

Más juegos con conciencia social

Aquí terminamos este recorrido por los cuatro ejemplos que os dije al empezar el artículo. Lógicamente, hay muchos más. Incluso juegos que en sí no tienen una vertiente de mejora social pueden volcarse en eventos benéficos con gran éxito. Nunca es tarde para sumarse y colaborar.

Si conocéis otros títulos que pensáis que hacen del mundo un lugar un poco mejor, no dudéis en compartirlos. Citadme en comentarios todos aquellos que enseñan respeto y tolerancia, que denuncian injusticias, que apoyan a minorías, que desarrollan valores positivos. Estoy deseando verlos.

 
Inside/Limbo Double Pack

Inside/Limbo Double Pack

-38% de descuento

EUR 18,94€

Precio original: EUR 30,75€

A veces incluimos enlaces a tiendas en línea. Si hace clic en uno de los enlaces y realiza una compra, podemos recibir una pequeña comisión. Esto nos ayuda a poder seguir adelante con la web.


Redactor

Dándole a los videojuegos desde que venían en casetes. Mi mascota se llama Zelda y podría salvar Hyrule sin Link. Padre de un frikillo de segunda generación.

Deja tu mensaje

Tu email no será publicado nunca. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.