El periodismo es una profesión alabada y odiada a partes iguales. En estos últimos tiempos, vivimos una era tecnológica que permite que estemos a un clic de obtener toda la información de cualquier ámbito que deseemos. Y, sin embargo, también vivimos la era dorada de las infames fake news, terraplanistas y antivacunas. La dicotomía que se establece entre la información y la desinformación es, por desgracia, muy triste y real. Y esto se nota, sobre todo, en las redes sociales, donde los bulos corren como la pólvora.

En medio de todo esto, constantemente se exige información de calidad. Y aquí nadie se para a pensar en su propia responsabilidad.

El periodismo como profesión

El periodismo se entiende como una comunicación de masas. En sus orígenes, nació como respuesta ante la necesidad de la población de obtener información, y fue evolucionando hasta lo que es hoy en día. La identidad de un periodista se construye a partir de la actividad, las buenas prácticas, los valores etc., que posee cada uno. Entonces ¿qué se necesita para ser periodista?

Muchos creen que necesitas un título que te acredite como tal. La realidad (al menos en España) es que no hay unos requisitos específicos estipulados para ser periodista. Pero no todos pueden estar acreditados para la actividad profesional. Esta tarea la realiza la FAPE (Federación de Asociaciones de Prensa Española). Obviamente, poseer unos estudios que te hayan formado en numerosos campos es vital. Pero también necesitas vocación, ganas de trabajar duro… Y no todo el mundo que estudia Periodismo posee estas cualidades.

Una vez planteado todo esto, voy al quid de la cuestión, ¿podría considerarse este intrusismo como algo negativo? Cada uno tendrá su propia opinión. Pero mientras no se establezcan unos requisitos oficiales para ello, esto va a seguir funcionando de la misma manera. No eres periodista si no tienes una titulación, está claro, pero se puede ser muchas otras cosas, como redactor. Y la realidad es que muchas veces, esto responde a la demanda de los consumidores, con la responsabilidad que eso conlleva.

Trabajar, ¿a cambio de qué?

Esto me lleva al siguiente punto. El dilema que supone decidir entre trabajar sin remuneración (a cambio de experiencia u otros) o no hacerlo. La eterna discusión. En cualquier otro ámbito, sería impensable. ¿Os imagináis que un médico residente no cobrase por su labor, que se le pagase con “experiencia”? Sería de locos. Sin embargo, en el ámbito del Periodismo, no parece tan grave. Total, consiste en sentarse y escribir unos párrafos, no puede ser tan difícil, ¿verdad?

La realidad es distinta. Escribir sobre cualquier tema (ya sea un reportaje, un artículo…) requiere de tiempo de investigación sobre lo que vamos a hablar, de pensar cómo queremos estructurar un texto… Y no hablemos ya sobre estar en blanco durante horas, sin que te salgan las palabras. Todo esto es tiempo que estamos invirtiendo en algo que, obviamente, nos apasiona. Pero eso no es motivo para que no sea considerado un trabajo. Y nadie vive del amor al arte. Si en cualquier profesión te pagan por el tiempo que le dedicas a lo que estás haciendo, ¿qué ocurre entonces en el periodismo?

Es obvio que trabajar gratis devalúa el trabajo que hace el resto a cambio de un sueldo. Si existe gente que hace tu mismo trabajo a cambio de experiencia o cualquier otra cosa, ¿para qué se va a seguir pagando a los trabajadores? Este es el pensamiento actual de la industria. La situación del periodismo de videojuegos es precaria debido a esto. Y esto hace que quien quiera intentar algo en este mundo se vea obligado a elegir entre pasar por el aro o dedicarse a otra cosa.

Mecenazgo, suscripciones y otras soluciones

Existe un gran número de medios independientes que trabajan muy duro y que poseen mucha vocación. Y solo pueden elegir entre seguir haciendo su labor gratis (con lo que esto conlleva), o recurrir al mecenazgo. Y no solo en el mundo de los videojuegos. Existen medios importantes que tienen modelos de pago mediante los cuales obtienes una serie de ventajas frente a los que no pagan, por ejemplo, acceder mucho antes a algún tipo de información etc.

Imagen del Patreon de Mundogamers

Hace ya casi tres meses desde que Mundogamers lanzaba su campaña en Patreon para recaudar fondos y poder seguir hacia adelante, pues en 2018 no habían recibido ni un solo ingreso con el que subsistir. Por desgracia, no son los únicos. En Voltio también es necesario un pequeño empujoncito para poder pagar el servidor y a los redactores. Hay que seguir concienciando a la gente de que, si quieres un servicio de calidad, tienes que pagar por ello.

Si modelos como Netflix, Spotify… han funcionado tan bien, es porque la gente está dispuesta a dar un poco de dinero a cambio de un producto que ellos consideran importante. Existen propuestas como GTM y Manual, que funcionan gracias a suscripciones. Esto demuestra que aún hay esperanza e interés por un periodismo de videojuegos de calidad.
Pero si no se cambia la mentalidad, no se va a conseguir nada. Y esto no afecta solo a los periodistas, también afecta a los consumidores. Si vosotros, que sois los que queréis un producto de calidad, no lo demandáis, ¿quién va a hacerlo?

A veces incluimos enlaces a tiendas en línea. Si hace clic en uno de los enlaces y realiza una compra, podemos recibir una pequeña comisión. Esto nos ayuda a poder seguir adelante con la web.


Redactora

Estudiante de periodismo apasionada de los videojuegos, la lectura y ver series o anime. Si no me veis procrastinando con alguna de estas cosas, será porque estoy dándole mimos a mi perra.

Deja tu mensaje

Tu email no será publicado nunca. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.