Antes de empezar quiero dejar algo claro: esto no va de pipas ni tonterías de un fanboy que odia productos de x compañía. Tampoco es cosa de hacer sangre sobre las consolas estilo “mini” ni mucho menos, es más, soy poseedor de una Super Nintendo Mini y gran aficionado de los juego retro. Este texto en cuestión va dirigido a Sony a objeto de darle un pequeño tirón de orejas para que vuelva a prestar atención. Últimamente Sony ha descuidado a sus usuarios con varios fallos en la PSN como sus recientes errores con los cambios de ID y las claves de concursos. Estos errores de diseño son entendibles teniendo en cuenta el tiempo de la red, seguramente provocados por cambios urgentes en vista de implementar una mejora en el sistema de su siguiente consola. No obstante, si a esto le sumamos el resultado final de la PlayStation Classic, hace que me plantee la teoría de que el Director de Sony se ha ido de vacaciones dejando a un mono al que le gusta lanzar heces a los usuarios a cargo de la compañía.

Lo que empezó como una celebración de los clásicos y una excusa para no invertirle mucho más tiempo del necesario a las consolas virtuales de Nintendo que a la Switch, se ha ido convirtiendo paulatinamente en un atraco a mano armada. Es entendible que las compañías no empleen demasiado esfuerzo en los productos clásicos frente a las nuevos títulos, pero en este caso el desinterés que muestra Sony en su consola “mini” es exagerado. No es solo que la consola esté a un precio bastante elevado, frente a otras alternativas de la competencia, es que a mayores el esfuerzo interno por dar una buena imagen a el producto ha sido mínimo.

Las consolas mini no son un producto nuevo. Hace unos años hubo un boom de las máquinas plug & play y AtGames lleva tiempo produciendo clones de la MegaDrive. Si a más bien pocas personas le pueden llegar a sonar este tipo de productos es evidente el porqué, su calidad era más bien escasa. Nintendo ha vuelto a abrir la veda con la NES Mini, ahí está el quid de la cuestión, la propia compañía se metió en el terreno. Lo suyo sería que su competidora, Sony, mostrase sus cartas y se enfrentase de igual a igual a Nintendo, pero a mi parecer, no lo ha conseguido. Lo más triste del asunto es que una consola como la PlayStation, que nació del desprecio de Sega y Nintendo, salga de nuevo al mercado para verse eclipsada por una consola similar de una generación anterior.

Emuladores/Retrocompatibilidad.

La retrocompatibilidad es un tema de interés en los tiempos que corren. Mucha gente tiene ganas de disfrutar de los clásicos que marcaron historia de una manera más accesible, mientras que los más profanos quieren volver de forma cómoda a la experiencia original. Esto mueve suficiente dinero como para que compañías como CD Projekt, Microsoft o Valve se interesen por mantener el máximo número de títulos en línea. Es relativamente fácil mantener juegos desde la época del CD por su formato, el problema viene cuanto más echamos la vista atrás. La obsolescencia es un hecho que dificulta jugar de manera cómoda a la par que asequible con las consolas originales, es por eso que triunfan los remakes, las reediciones y en el caso que nos compete ahora las consolas “mini”. PlayStation ha fallado en ambos aspectos ya que los ni es asequible ni es cómodo jugar con los parámetros que han proporcionado a los fans. Pequeños detalles de diseño como dejar la primera versión del Dualshock sin joysticks o la falta de filtros CRT para suavizar los polígonos de 4:3 no matan la experiencia pero sin duda no la hacen todo lo disfrutable que podría ser.

Captura de la PlayStation Store y sus títulos Classic

Sony no es la compañía estrella en cuanto retrocompatibilidad, sin embargo durante el tiempo de PS3 tuvo un hueco en su tienda para los Classics una colección comedida de títulos de su primera consola. En este caso los títulos si eran asequibles en comparación a su versión original de segunda mano, lo cual de primeras hace pensar que traerlos a la PS4 hubiese sido mejor opción que esta consola. Si algo hay que aprender del movimiento “mini” de Nintendo es las compañías japonesas no están dispuestas a destinar demasiada carga de trabajo a mantener su librería de juegos en línea. Por supuesto esto no está mal, mientras dejes que alguien se encargue de ello, otra cosa que Sony no sabe llevar. Pese a la falta de la legalidad de subir roms online o crear emuladores, es la mejor opción de conservar estos títulos a falta de una acción contundente por parte de la propia empresa o terceros de mantenerlos accesibles. Y os preguntaréis: “¿por qué saco esto ahora?”, básicamente porque Sony cual perro del hortelano ni juega ni deja jugar. No es extraño ver noticias de la compañía nipona tratando de tirar emuladores o sitios web de roms sin hacer nada por incluirlos en su tienda para después, de manera muy irónica, aprovecharse de este trabajo haciendo uso de código abierto para comercializarlo más tarde. Es por esta clase de cosas que, con el precio que tiene, duele que no tengan un puerto para conectarse online habilitando la descarga de estas ips que ya tenían en su día.

De títulos y olvidados

Volviendo al tema juegos, también hay que hablar de los que se han quedado excluídos. En este punto sí que hay romper una lanza por la compañía, con una pequeña aclaración al final. Es normal que falten títulos en la consola, los derechos de muchos de estos no dependen directamente de la compañía ya que pertenecen a terceros, cuantos más videojuegos míticos traiga la consola más va a escalar su precio. Eso es un hecho, lo cual hace más necesario recortar la lista en favor de dejar sólo los títulos más icónicos de su tiempo en el mercado que, a efectos prácticos, es lo que se pretende con estas consolas. PlayStation Classic no es representativo de su época.

Es lógico que juegos como, Symphony of the Night, se queden fuera cuando su respectivo remaster está recién salido de la nube, lo que no es normal es la falta de otros que por fuerza deberían estar incluídos. Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, salió también hace poco y obviamente la consola no va a tener sus tres entregas, sin embargo es de locos no haber incluído ni siquiera el primer juego de lo que en su día fue la mascota de la compañía. La cosa es sacarle el mayor beneficio posible a la consola y en este contexto es aún más raro que ips como Legacy of Kain, con licencias mucho más baratas, no hayan pasado a la lista. Esta clase de juegos le darían un plus añadido a la consola trayendo esas joyas ocultas de su primera generación. También podrían haberse desmarcado de sus competidores quitándole importancia a que el juego fuese una secuela metiendo títulos como por ejemplo: Resident Evil 2 o Tony Hawk Pro Skater 2. Es raro ver una lista tan irregular cuando sí tienen pequeños toques de genialidad como meter el  primer Persona, un título que no había salido de Japón y Estados Unidos. Sin duda podría llenarse un post de miles de líneas con la lista de juegos que faltan. Si la consola es conocida por algo es por tener un gran catálogo. Todos tenemos algún favorito que nunca pasará el corte y aún con todo esto no es ni de lejos lo peor de la consola.

El hardware es replicable, el software no.

Esto es algo que cabrea mucho a los fans, esa frases de: “Eso me lo hago yo con una Raspberry.” . El caso es que en este caso podría ser la mejor opción y no lo digo con ánimo de ofender a ningún fan ni animar a nadie a hacerlo, puede probarse matemáticamente. Sony se ha quedado con la mentalidad de hacer un producto de coleccionismo. Si bien es cierto que una parte de la gente que compra esta clase de productos lo hacen por mero coleccionismo, no es excusa para hacer algo más que un pisapapeles muy bonito para poner en una estantería. Todos podemos comprar un microordenador para  ponerle, con más o menos pericia, el emulador del que fue creado (vuelvo a recalcar, de código abierto), ponerle filtros para visualizarlo mejor y comprar un mando especificaciones similares al primer dualshock, con su buena vibración además de sus dos joysticks.

Esta clase de contexto hace necesario que este tipo de consolas añadan algo más que justifique su compra y como podéis comprobar por el resto del texto la constante se mantiene. El software es desastroso hasta el punto que da la sensación de que no se molestaron ni en poner a un equipo de más de 15 personas a trabajar en él.  La interfaz de usuario es horrible, puede que recuerde algo a la original pero para los estándares de hoy no resulta agradable. Volvamos a poner a su competencia en comparación, la Super Nintendo no tenía interfaz de usuario, pero a diferencia de Sony; Nintendo se trabajó una interfaz agradable para el usuario. No es solo que tenga muy pocas opciones es que a mayores el sonido de pasar juegos resulta cuanto menos antediluviano y a diferencia de otros sistemas el sonido de fondo no hace nada agradable el pasar un rato en su menú. Después vienen las roms escogidas, con las que parecen haber seguido el patrón de: “La primera que funcione.” . Más de un medio ha descubierto el popurri de roms tanto PAL como NTSC que tienen en su interior. Parecerá una tontería, pero si todos los juegos van en un mismo idioma lo suyo sería que pusieran las roms de una misma región porque lo único que consiguen así es no contentar a nadie. Siguiendo con el tema localización todos los títulos están en inglés, lo cual tampoco estaría mal de por sí sin embargo también trae un “pero”. Dar a la gente la opción a elegir idioma en el menú, el sitio por el que desgraciadamente menos vas a pasar, para luego no escuchar la voz de Snake de la garganta de Alfonso Vallés es un error. Obviamente te quitas de los famosos gazapos de traducción, como el ya mítico “allevoy”, pero es que eso es algo que hace única a una pieza así y que por mucho que sea un fallo también es representativo de su tiempo.

La guinda del pastel llega con los dos juegos mencionados anteriormente, ya que ni en estos a los que deberían haber puesto más empeño funcionan bien. Alguna gente ha reportado que el las animaciones del FF7 no funcionan bien y la pelea con Psycho Mantis no se va a sentir igual sin la vibración en el mando o más partidas guardadas de otros juegos de Konami. Errores incomprensibles en los tiempos que corren ya que han sido parcheados por los mismos fans de los que cogen una copia de las imagenes para luego tirar la página.

No se merecen mis pesetas

Debemos ser más críticos con esta clase de productos, porque si no las compañías seguirán dándonos obras a medias. Muchos fans han encontrado ya maneras de meter juegos y en un tiempo se pondrán reescribir páginas de código enteras para dejar a la consola en el lugar que debería estar, pero ese no es nuestro trabajo. Los fans no van a ver un céntimo de las peripecias que se está haciendo para arreglar estos errores. En el mundo de parches y arreglos en el que nos movemos esto debería salir de la propia Sony. Tratarán de mejorar su imagen con campañas como la de poder pagar en pesetas, que aunque es una buena campaña no deja de ser dinero que aún puedes cambiar en el banco. Siempre es bueno un incentivo, los regalos a mayores son algo que da buena imagen, no sin antes recordar que este es un movimiento característico de la tienda que la distribuye y que habrían puesto incluso sin la intervención de Sony.

El público ha sido unánime y la mayoría de reviews de la consola han sido negativas.  A todos los efectos, PlayStation Classic parece una broma de los inocentes fuera de fecha. La gente no ha sacado las horcas porque ahí está Fallout 76 para pagar el pato de la aberración videojueguil de Noviembre. No digo esto por quejarme sin sentido ni hacer sangre con el fallo ajeno. Si hago este texto es porque como jugador me duele que Sony haya desperdiciado esta gran oportunidad de hacer una consola memorable, respetar su pasado y dar una buena manera de jugar tanto a propios como a extraños.

 
Sony PlayStation - Consola Classic + 2 mandos

Sony PlayStation - Consola Classic + 2 mandos

-45% de descuento

EUR 54,80€

Precio original: EUR 99,99€

Artículo por: Francisco Peteira
Programador, aficionado a los doblajes y a los videojuegos. Pongo demasiados "peros" a las cosas, pero me encantaría que los videojuegos volviesen a la época mágica de la SNES y la Mega Drive.

A veces incluimos enlaces a tiendas en línea. Si hace clic en uno de los enlaces y realiza una compra, podemos recibir una pequeña comisión. Esto nos ayuda a poder seguir adelante con la web.


Si quieres colaborar con Voltio, mándanos un e-mail a colaboraciones@voltio.com y cuéntanos un poco sobre ti.

Deja tu mensaje

Tu email no será publicado nunca. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.