Eran unas ofertas de la eShop más: Algunos juegos de grandes casas por ahí, otros juegos más humildes por allá, pero hay uno que siempre vuelve para las rebajas: Shin Megami Tensei IV. Lo compré y descargué para prometerme que lo jugaría algún día. Al fin y al cabo, me gustaron mucho sus Persona. Cumplí mi promesa y…

Ojalá lo hubiese jugado antes. No muchos juegos tratan temas como el caos, el orden y el poder sin caer en el maniqueísmo.

Antes de avanzar, quiero avisar de que este artículo contiene spoilers de la primera mitad del juego concernientes a un giro importante de la trama. Así que estáis avisados.

Para ponernos en situación y minimizar los spoilers todo lo posible, me saltaré muchos detalles y diré que el juego transcurre en un Tokio apocalíptico sellado bajo una cúpula a merced de los demonios que recorren las calles. En medio de este conflicto hay dos bandos humanos que pelean entre sí por el control de la ciudad: Los Ashura-Kai y el Anillo de Gaea.

Ashura-Kai: El poder del gobierno

¿Qué pasa cuando el mundo está sumido en el caos? El orden se erige de nuevo como figura antagónica.

Después de haber sobrevivido a un holocausto nuclear, Tokio estaba lejos de volver a la paz. La cúpula que protege a sus habitantes es la misma que los aísla del mundo y los atrapa con los demonios. Lo cual dio inicio a una época del más absoluto caos.

Tiempo después, una organización llamada Ashura-Kai logra convertirse en lo que obtendría el control e influencia de la mitad del Tokio habitable. Vivir bajo sus leyes implicaba vivir con seguridad: Tienen recursos, sus miembros patrullan las calles y los demonios no se atreven a atacar sus territorios. Y los que se atreven, acaban muertos o sometidos por una aplicación de reclutamiento de demonios.

Pero, ¿A qué precio?

Hay unas píldoras rojas que usan los Ashura-Kai como moneda de cambio en las negociaciones: Siempre que los humanos puedan producir esas píldoras que actúan de sustitutivo de la carne humana, los demonios no se verán en la necesidad de atacar.

Y, ¿De qué están hechas esas píldoras?

Son el resultado de la extracción de los neurotransmisores de los cerebros que cosechan a partir de la gente que raptan o crían.

Si lo supiese la gente, ¿Aprobarían estos métodos? ¿Serían capaces de pagar el precio que supone esta paz?

O mejor. ¿Qué pasaría si se diesen cuenta que un orden así implica la opresión de un grupo para que este se perpetúe? Porque no olvidemos que los protagonistas vienen de un reino que adolece de lo mismo.

Anillo de Gaea: El poder del individuo

Lo que a simple vista parece ser un grupo de monjes de aspecto abnegado es en realidad toda una representación del poder del individuo. “Un mundo en el que los fuertes pueden decidir su destino”. Ese es su lema. Y lo han aplicado a la perfección:

Por un lado tenemos a los miembros activos del anillo. Monjes que se fortalecen hasta tal punto que no necesitan la ayuda de la aplicación de reclutamiento de demonios para someterlos: Se imponen por la fuerza. Pero ese rechazo a perder su absoluta autonomía hace que aboguen por un egoísmo tal que si uno de los suyos cae, aunque fuese para probar a otra persona, calman su conciencia diciendo que no era lo suficientemente fuerte.

Ellos son los que llevan esa filosofía a la gente. ¿Pero y quién la recibe?

El Anillo controla un distrito comercial que podría ser la nueva Shibuya de lo activa que es. Y entre tiendas de lujo ahí ves algo totalmente inesperado: Humanos y demonios hablando de forma civilizada.

¿Qué es lo que les ha unido? La clase social obtenida a través del poder económico.

Para acceder a esa zona debes poseer una tarjeta negra: Prueba de tu poder adquisitivo. Y no es uno pequeño, ya que lo que gastas para obtenerla llega a ser inhumano. Pero cuando llegas ahí, humanos, demonios, da igual. Todo da igual.

El Anillo de Gaea muestra una idea aproximada de lo que es el anarcocapitalismo: Los denominados débiles acaban muriendo y los fuertes podrán ponerse por encima de cualquier clase social o prejuicio. Da igual quién seas y cómo seas: Si tienes poder, te verán como un igual. ¿Porque para qué discriminar alguien rico de color si tienes toda una amalgama de gente más humilde?

Persona 5 y el sistema de guardado

Artículo por: Jukku

A veces incluimos enlaces a tiendas en línea. Si hace clic en uno de los enlaces y realiza una compra, podemos recibir una pequeña comisión. Esto nos ayuda a poder seguir adelante con la web.


Si quieres colaborar con Voltio, mándanos un e-mail a colaboraciones@voltio.com y cuéntanos un poco sobre ti.

Deja tu mensaje

Tu email no será publicado nunca. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.