Loading...

Supongo y espero que los Reyes Magos (o Santa Claus en su defecto) os habrán traído muchos regalos. Si no ha sido así, pero os han dado dineros, os propongo dos cosas. La primera es que nos echéis una mano con el servidor de enero para poder seguir sobreviviendo. La segunda es que si no sabéis en qué más gastar ese dinero y sois unos auténticos melómanos, quedaos por aquí, que voy a hablaros de lo que todo amante del sonido necesita en su vida: un altavoz elegante y potente. Que ya sabéis que los andaluces somos muy de potencia.

Bromas sobre payasos aparte, hoy quiero hablaros del Sonos Play:5, un altavoz que tengo en casa desde hace ya unos meses. Me hubiera gustado recibir la edición de Beastie Boys, pero no puedo quejarme de lo que tengo.

El origen del sonido

El Play:5 fue el primer todo-en-uno de Sonos, lo que lo convierte en uno de los productos favoritos de la marca y de los fans. El primer modelo ya se retiró, y la necesidad de seguir por encima de la competencia lleva a múltiples actualizaciones. Aunque normalmente aprecio que los altavoces inteligentes sean de tamaño reducido, como es el caso de los One, que el Play:5 sea tan grande no molesta en absoluto. Podría decir que se hace de querer y que se le perdona cualquier cosa, y más si es capaz de reproducir con tan alta calidad.

Este rey del sonido cuenta con tres altavoces agudos de respuesta de alta frecuencia nítida y clara. Los tres altavoces medios detallan los matices de cada canción, evitan la distorsión y consiguen que los graves sean fuertes y potentes. Por supuesto, graves y agudos se pueden personalizar gracias al control externo de bass y treble. La función estéreo nos permite ir más allá, sumando la potencia de otro Sonos Play:5 y conseguir que nuestros vecinos quieran llamar a la policía.

Más que postureo

A pesar de su tamaño (203 x 364 x 153 mm y un peso de 6,34 kg), su diseño es elegante, algo que es más que habitual en la marca. Al funcionar tanto en posición vertical como en horizontal, sin que su disposiciónaltere a la emisión del audio, es un gusto para los más exquisitos de la decoración de interiores. Vamos, que pega con cualquier habitación minimalista que os haya dado por tener. Da igual en qué parte de la casa lo pongáis, va a quedar bien y encima le va a dar un toque extra de elegancia. Divineo en la sencillez, que se dice. O lo digo yo.

El frontal del Play:5 está cubierto por una malla metálica de más de 60.000 orificios para evitar la retención de sonido.

En la parte superior encontramos los tres botones táctiles del altavoz. El botón de play/pausa no hace falta ni que os lo explique, ¿no? Y los otros dos son para pasar a la siguiente canción o volver a la anterior.

Sin hablar de barcos, tiene un puerto ethernet que ofrece una velocidad de transmisión de hasta 2,4 GHz, al igual que por conexión WiFi; la entrada de alimentación y una entrada auxiliar, por si queremos conectar algún dispositivo con el que reproducir la música o conectar otro altavoz para que el contenido se reproduzca en varios altavoces.

Cuando pagar la marca merece la pena

Con muchos dispositivos suele pasarnos que pagamos más por menos calidad, pues lo importante acaba siendo el nombre de la marca. Con Sonos esto no pasa. Sí, los altavoces tienen un precio considerado, pero lo que pagamos es auténtica calidad. Por no hablar de lo práctico que resulta un altavoz como el Play:5, que con los años mejora.

Si tienes Amazon Echo o Dot puedes utilizar la voz para reproducir y controlar canciones, listas de reproducción, emisoras de radio, podcasts y otro contenido

¿Tienes terraza y te falta música? Creéme, a mí me pasa. Por suerte, no tienes que tener miedo de dejar al amparo de la humedad de la madrugada al Play:5. Sí, esta bestia de Sonos es resistente a la humedad, por lo que también es el aliado perfecto para esas duchas en las que nos creemos el rey del karaoke.

Lo más práctico, eso sí, sigue siendo la app de Sonos, desde la cual se puede controlar todo dispositivo de la marca que tengamos en casa. Si tenéis Spotify Premium y lo conectáis desde el móvil, convertir el silencio sepulcral en la fiesta del barrio os tomará unos segundos de nada.

La única pega para este altavoz es que su precio no está destinado a todos los bolsillos. También, si tenéis una casa pequeña o con demasiados chismes, será mejor optar por el Sonos Play:1 Sonos One, más pequeños, más baratos, más fáciles de llevar de un lado a otro de la casa. Y a disfrutar de la banda sonora de The Elder Scrolls V como si realmente fuéramos el Sangre de Dragón.

A veces incluimos enlaces a tiendas en línea. Si hace clic en uno de los enlaces y realiza una compra, podemos recibir una pequeña comisión. Esto nos ayuda a poder seguir adelante con la web.


Jefa de redacción

Periodista y actriz de doblaje. En mis ratos libres ejerzo de Bruja de Umbra o Héroe del Tiempo, según cómo me pille.