Un canto a la esperanza

Wandersong es un título al que llevo tiempo siguiéndole la pista. Surge de la mente y el corazón de Greg Lobanov, un desarrollador independiente nacido en EEUU y afincado en Canadá. En 2016 se empieza a fraguar de forma oficial mediante una campaña de Kickstarter, que se completa con éxito alcanzando todos sus objetivos. En septiembre de 2018, el juego aparece en Nintendo Switch y también en PC/Mac, a través de diversas plataformas: itch.io, Humble Bundle y Steam. Con la misma fecha que esta reseña, el 22 de enero de 2019, se lanza también mundialmente en PlayStation 4.

Hasta aquí, la historia normal de un juego, podría decirse. Salvo porque lo que nos cuenta Wandersong resulta no ser, en varios sentidos, una historia normal en un juego.

Una aventura excepcional

Seguramente sea debido a las experiencias vitales del propio Lobanov, que forman la raíz del juego. En 2015 un joven Greg, con 22 años por aquél entonces, inició un viaje excepcional. Una ruta de aproximadamente 5.300 millas (unos 8.530 kilómetros), cruzando Estados Unidos en bicicleta. Completar la aventura requirió varios meses en la carretera, conociendo a todo tipo de gente. Según contó en charlas y entrevistas, más de una vez tuvo que dormir al raso, afrontar condiciones bastante duras y confiar en la buena voluntad de desconocidos para sobrevivir.

Wandersong

Igual que el propio Lobanov, el bardo vive por primera vez una verdadera aventura.

No me puedo imaginar totalmente lo que es vivir algo así. Jamás he experimentado, por ejemplo, la sensación de encontrarme completamente solo en medio de un desierto interminable. Lo más parecido que hice nunca fue un tramo del Camino de Santiago, unos 150 kilómetros, andando con calma y en compañía. En su día, eso ya supuso para mí una experiencia trascendental, de las que parece que te cambian la perspectiva. Si lo intento extrapolar a lo que debió de sentir Greg, estoy 100% seguro de que para él fue un punto de inflexión en su vida.

Pero lo consiguió. Lo consiguió a base de optimismo, esperanza y fe tanto en sí mismo como en el resto de la humanidad. Todas esas vivencias las quiso condensar y compartir en un juego. Así nació Wandersong.

Wandersong, un paseo y una canción

“Wander” en inglés quiere decir algo así como “vagar, deambular”. Y “song” significa “canción”. De modo que Wandersong nos promete, literalmente, un paseo y una canción.

Wandersong

Esta señora tiene big Kysucuac energy.

El título no va desencaminado. El muy discutible protagonista de la aventura es el alegre bardo de una pequeña aldea. Una noche, a través de un sueño, conoce a la emisaria de la Diosa Eya. La Diosa, cansada de este viejo universo, planea deshacerlo para renovarlo desde cero. Lamentablemente, eso implica que toda la vida actual llega a su fin.

¿Qué puede hacer un pequeño bardo ante el fin del universo? No es un gran héroe, sino un tipo sencillo. Apenas puede sujetar una espada, y ni en sus sueños es capaz de manejarla con destreza. En un mundo de fantasía, lleno de magia, él solo sabe hacer una cosa: cantar. De modo que canta. Y así, mediante su música, poco a poco se ve envuelto en la búsqueda de una canción legendaria.

No quiero desvelar más sobre el argumento. Porque sin duda, merece la pena que lo descubráis vosotrxs mismxs. Pero si puedo decir que está repleto de fantasmas, brujas, espíritus místicos, piratas, videntes o aventurerxs en ciernes. También de individuos mucho más mundanos: trabajadorxs de cantina, operarios de fábrica, recepcionistas, adolescentes desengañadxs, ancianitas gruñonas o amables… un gran elenco de personajes que componen un manto espectacular, con el que se arropa este viaje maravilloso.

Wandersong

Durante el viaje conoceremos a todo tipo de personajes.

El apocalipsis más cuqui jamás visto

El camino estará salpicado de puzles de baja o moderada exigencia. Sirven para sorprender o entretener, más que para plantear un obstáculo serio. Están bien diseñados, y se apoyan en una jugabilidad en consonancia. Sencilla, muy intuitiva, pero sólida como una roca.

De hecho la mecánica principal, desplegar un círculo de colores con el que escogemos los tonos de nuestro canto, se repite durante todo el juego sin resultar pesada o aburrida nunca. Porque se le añaden constantemente nuevas utilidades, nuevos significados. También porque es divertida: incluso cuando no es necesario cantar, a menudo te encontrarás haciéndolo igualmente. Porque si, porque en Wandersong todo mejora con un poco de música.

Hablando de música, es imprescindible destacar el magnífico trabajo realizado en todo el área de sonido y audio. En un videojuego donde las melodías tienen tanto peso, este apartado no podía tener fallos. Em Halberstadt y Gordon McGladdery, de A Shell in the Pit, se han encargado de que así sea.

Wandersong

Cantar será nuestra forma principal de interactuar con el mundo.

El gusto por la música es relativo: una canción que a mi me encanta, a ti podría no decirte nada. Pero creo que todas las partituras y efectos que han elaborado encajan perfectamente con el espíritu de Wandersong. Hasta tal punto era importante lograr esto, que en la pantalla del título se les menciona como co-autores. Este es un juego de Greg, Em y Gord.

Queda hablar del aspecto gráfico. Está diseñado de modo evidente a partir de formas geométricas: círculos, triángulos, trapecios. Esto, unido al uso de colores fuertes y texturas planas, hace que todo tenga un aire naíf, como de cuento infantil. Aún así, Wandersong ofrece paisajes, escenarios y ambientes variados, representados con gran acierto y mucho mimo.

Cosas complicadas de señalar con palabras

Todo lo que os he contado ya debería daros la idea de que estamos frente a un buen juego. Hermoso, música excepcional, mecánicas bien desarrolladas.

Wandersong

Los gráficos son simples pero adorables, y están llenos de detalles.

Pero creo que eso no es lo mejor que ofrece. Lo que convierte a este indie en una gran obra es otra cosa. Es la narrativa y todas las emociones que sabe provocar.

Esto es algo muy personal, pero Wandersong toca temas, aunque sea tangencialmente, que han resonado con fuerza en mí. Habla de validar los sentimientos, propios y ajenos. De la necesidad de bondad y cariño en el mundo. De no ceder a los instintos más oscuros, incluso cuando parece la solución obvia. Sobre los problemas de la masculinidad tóxica. Acerca de la deshumanización de la sociedad. De cómo las buenas intenciones pueden corromperse. Del miedo a fracasar y no lograr lo que deseas. O, pero aún, del miedo a sí lograr lo que deseas, y que aún así no te sientas plenx. De que al final, si sabes buscarla, hay belleza en todas partes.

Habla de todas estas cosas, cosas a veces muy complicadas de señalar con palabras, y lo hace en tono ligero, desde la positividad, pero de forma que te invita a reflexionar. Eso es algo que muy pocos juegos consiguen.

Wandersong

Un tema recurrente es enfrentarse a los propios miedos… y lograr superarlos.

Sin punto de comparación

Investigando sobre esta obra, he visto como se la comparaba con otros juegos. Con Wind Waker, Undertale o Night in the Woods. Si, hay puntos en común, pero también diferencias radicales. Personalmente, no he podido evitar acordarme de Pyre y de The Legend of Zelda: Majora’s Mask (¡hay un episodio donde la similitud es tan evidente!) mientras jugaba a Wandersong. Siento una conexión especial con ambos títulos, así que para mí esto son palabras mayores.

Lo cierto es que no conozco otro juego que pueda compararse a este. Es muy innovador, rompe con algunos discursos tradicionales de los videojuegos. Te hará amar a sus personajes. Podría inspirarte, animarte a hacer o experimentar cosas nuevas.

Me gusta mucho cómo trata la labor del héroe. Muchos videojuegos plantean que ser un héroe y salvar el mundo consiste simplemente en vencer al Villano Supremo. Pero muy pocos consideran que, si en el proceso no ayudas de verdad a la gente que habita ese mundo, si no logras darles felicidad y un poco de sentido a sus vidas, aunque derrotes a la Oscuridad seguirán viviendo una existencia oscura.

Wandersong

Necesitaremos ayuda de todo tipo de criaturas para intentar salvar el mundo.

No es para todos los jugadores, es verdad. Si quieres acción desenfrenada, gore y desafíos extremos, aquí no encontrarás nada de eso. Pero si buscas un juego que sea un soplo de aire fresco, lleno de detalles estupendos, un trabajo hecho con amor… no sé a qué esperas, corre a jugar a Wandersong.

Wandersong

A veces incluimos enlaces a tiendas en línea. Si hace clic en uno de los enlaces y realiza una compra, podemos recibir una pequeña comisión. Esto nos ayuda a poder seguir adelante con la web.


Redactor

Dándole a los videojuegos desde que venían en casetes. Mi mascota se llama Zelda y podría salvar Hyrule sin Link. Padre de un frikillo de segunda generación.

Deja tu mensaje

Tu email no será publicado nunca. Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.